Raspado y alisado radicular

(curetaje dental)

El raspado y alisado radicular, también conocido como curetaje dental, es una técnica odontológica para tratamiento de enfermedades periodontales. Es importante recalcar que esta técnica implica la limpieza profunda de las raíces de los dientes.

Pero también debes saber que no acudir a poner remedio cuando se sufre de gingivitis o inflamación de las encías (dos de las enfermedades más habituales de las encías que requieren de raspado radicular), puede provocar la pérdida de las piezas dentales.

El raspado y alisado pueden realizarse con curetas (de ahí la denominación curetaje) o con ultrasonidos. Pero solamente pueden ser prescritos por un profesional. Solamente con revisiones se puede detectar a tiempo. De lo contrario puede que tengas síntomas y no te des cuenta.

Definición de curetaje

Es una técnica odontológica que elimina la placa bacteriana y el sarro que no ves, el que está por debajo de las encías.Se realiza diente a diente y elimina las bacterias de esta zona, evitando que se agraven la gingivitis y la piorrea.

Su objetivo, por tanto, será eliminar la infección de encías, así como parar el avance de la misma.

Diferencia entre raspado y alisado radicular

Aunque van unidos, podemos diferenciar ambos conceptos porque se refieren a técnicas diferentes.

El raspado es una técnica que consiste en eliminar placa y sarro del diente y de la línea amelo cementaría o LAC. Mientras el alisado implica la eliminación de la placa incrustada en la raíz del diente con el objetivo de disminuir la inflamación de las encías. En este caso, el alisamiento evita que el biofilm pueda incrustarse en el diente.

¿Se aplica en todos los casos?

Depende de la gravedad y de la afectación sobre los dientes de la periodontitis. Es necesario evaluar y diagnosticar correctamente el caso. El curetaje y alisado se aplican en caso de que las bolsas periodontales sean mayores a 3 milímetros. Por este motivo es tan importante ser revisado por un profesional.

El objetivo es que la encía pueda volver a un estado sano y dificulta que nueva placa se acumule en las raíces. Es un tratamiento que ejerce un efecto preventivo para evitar que vuelvas a sufrir de periodontitis.

Por supuesto, como paciente debes poner de tu parte para una mayor higiene bucal diaria y mantener revisiones periódicas. Si no es así, es imposible evitar este tipo de enfermedades. Si tienes inflamación de tus encías, te sangran o ves pus en alguna zona de tu boca, puedes ponerte en contacto para poder realizar un diagnóstico correcto.

Contacta ya conmigo

¿Alguna duda?¿Quiere coger cita?